domingo, 21 de febrero de 2010

Santa Costilla en Usaquen. Buenas costillas, pero poca variedad.

Hace un par de semanas estaba caminando por Usaquén y me tope con un restaurante que me despertó curiosidad, se llama Santa Costilla. La fachada del lugar invita, es bien creativa, una pared llena de troncos encapsulados en una cuadricula de vidrio. Por el nombre y la decoración, por la parrilla a la vista, me dio a entender que este era un lugar donde todo gira alrededor de las costillas (baby back ribs). Eso me llamó mucho la atención, como dije la vez pasada, los lugares que se dediquen a un sólo producto me encantan. Las costillitas en Santa Costilla son según el menú, “fall off the bone” (que se caen del hueso). El caso es que fui un día muy gris de Bogotá, en medio de la lluvia llegué y el restaurante tenía puerta de vidrio de recepción de edifico u oficina. Uno tiene que tocar para que un señor con un control le abra la puerta. Ahí tuve que esperar un minuto hasta que me vieran mientras me mojaba. Los restaurantes no pueden tener estos sistemas de seguridad, tienen que tener puertas abiertas, tiene que ser un lugar en el que nadie se sienta ni bloqueado para entrar ni para salir y las puertas en la medida de lo posible tienen que ser amplias, que inviten a ingresar. La casa es una casa pequeña en la que lograron aprovechare el espacio al máximo, debe tener aprox 50-60 puestos, tiene elementos que evocan el concepto, como las mesas que son una parrilla cubierta con un vidrio.
Me senté y pedí la carta. Una carta corta, lo cual no es malo, pero pues si el restaurante se llama Santa Costilla, yo le pondría mas variedades de costilla o de salsas, solo hay costilla con 3 opciones de salsas y de resto acompañamientos y mas carnes. Hay punta de Anca, Churrasco, Baby Beef, Pechuga de Pollo BBQ, Ternera a la Llanera y Lechona (solo los domingos y festivos). La carta es muy clara, no tiene nada innovador, ni en los acompañamientos ni en las salsas de las costillas. Es una carta muy agringada, con cole slaw, papas, chorizo, mazorca dulce. Los precios de los fuertes van desde $12,000 pesos hasta $26,000 pesos. Con las costillas le ofrecen a uno guantes, que la verdad es más rico untarse y chuparse los dedos como ellos mismos sugieren. Las costillas estaban deliciosas, jugosas, como lo ponen en la carta, sí se soltaban del hueso. La cocción perfecta y la salsa que pedí que era la del medio a base de piña, que dice picante. Estaba muy bien para las costillas pero no me pico nada. Pedimos una corn in the cup, algo así decía en el menú. Creo que se equivocaron con “corn on thea cob”, pensé que por la descripción de la carta me llegaba una mazorca dulce desgranda en una taza, pero no, me llego una mazorca dulce sin nada más. Nada de creatividad en la carta.
El restaurante se nota que es nuevo en todo, el servicio, las meseras las vi un poco perdidas, les pedí una salsa de tomate y casi se vuelven un ocho. Queríamos una Michelada y no había Tabasco, el inventario de bebidas también mal manejado, había pocas gaseosas. Llegamos al postre y solo había Brownie, solo Brownie, ni siquiera con helado. Creo que en los restaurantes a lo que más se le debe prestar atención es al principio y al final de la experiencia; ofrecer unas entradas únicas y unos postres para chuparse los dedos. No puede pasar en un restaurante donde uno paga más de 30,000 pesos por persona que no haya sino Brownie de postre. Creo que hay que ponerle un poco más de creatividad al asunto. Si se van por un menú así de gringo, le pueden meter un Key Lime pie o un volcán de chocolate que está en todos los menús de Bogotá.
Siento que este restaurante parte de una idea muy buena, acá seguimos con los mismos restaurantes ochenteros de costillas como Mr. Ribs y nadie más ha innovado en el tema. Muchas de las aperturas de los últimos 5 años que pretenden imponer propuestas muy avanzadas que confunden han dejado de un lado propuestas claras como la que pretende Santa Costilla. Si yo fuera el dueño de ese restaurante, repito, ahondaría aún más en las costillas como tal, pondría hasta costillas de entrada individuales con alguna salsa especial. De todas formas ir solo por las costillas vale mucho la pena.
Carrera 6 A # 119 B - 68

6 comentarios:

  1. muchas gracias por la información. creería que voy a ir a probar que tal están esas santa costillas.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante me han recomendado el restaurante y ahora quiero ir a ver que tan innovado es en realidad, gracias por el aporte ;)

    ResponderEliminar
  3. Las costillas son deliciosas, realmente buenas; pero en atención si no.
    Llegamos un sábado a las 9.30 pm. Casualmente salia William Vinasco del lugar, creo que por eso nos dejaron entrar. La señorita que nos atendió se esforzó aunque se le notaba lo nueva, pero bueno, pasó. Todo llegó rapidisimo, tanto que los fuertes llegaron sin que hubieramos terminado la entrada.
    A las 10.30 llegó una señora y con mucha delicadeza nos hizo parar de donde estabamos porque necesitaba sacar su casco que estaba en un mueble que viene en los asientos.
    No terminamos de poner los cubiertos sobre los platos y ya los recogieron y faltando 15 para las 11, no tuvieron ningun inconveniente en decirnos que tenian que cerrar ya, que que pena, que la proxima vez nos daban un postre gratis.
    Eso realmente se me tiró la comida. Que cosa tan de mal gusto. Ese es el problema de no tener un buen administrador en un restaurante.
    Pero las costillas, repito: De li cio sas !!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi siempre me ha ido MUY MUY bien!!! Las mejores costillas que me he comido.....En cuanto a variedad, no se, creo que está bien, pues tienen todo lo que me gusta....Igual podrían poner mas "sabores" para tener más variedad....En cuanto al sitio, si me parece un poco chiquito, pero no es incómodo y es super agradable....
    El tema de los guantes está perfecto, porque no a todo el mundo le gusta untarse cuando está comiendo, asi que es mejor no usarlos a tener que pedirlos....Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hoy fui y nos sirvieron 2 platos asquerosos, uno con unas costillas viejas que olían tan mal que con el solo olor se sabía que estaban descompuestas e infectas, el otro plato venían las costillas partidas en 3 porciones, 2 de estas también estaban descompuestas, olían fatal, sabían horrible, pegajosas, llamamos al administrador quien NUNCA PUSO LA CARA aún estando en el restaurante y lo peor de todo es que no tuvieron la decencia de reivindicarse con nosotros sino antes nos pasaron la factura y os tocó pagar! MALA COMIDA Y SERVICIO FATAL! Es la peor experiencia que he tenido!

    ResponderEliminar